Tener una pareja que nos regañe es bueno para la salud según estudios

Hay quienes dicen que quien te maltrata te quiere, por eso te explicamos por qué los regaños de tu pareja podrían mejorar tu salud.

Tener al lado a una persona que nos regañe nos haría bien

De la misma manera que los amigos que te tratan peor son los mejores que puedes haber encontrado en tu vida; una pareja que te regaña constantemente no sólo es mucho más sincera, sino también una gran ventaja para tu salud.

Experiencias en tu familia

Si no lo crees, para a pensar un momento y date cuenta de que la mayoría de los regaños que has recibido han sido por tu bien o el de tu familia o que la mayoría de las veces, estas discusiones han sido provocadas por tu culpa.

Los estudios lo demuestran

De acuerdo con un estudio publicado en The National Institute of Child Health and Human Development, las parejas donde al menos uno de los dos es definido como “regañón” son particularmente saludables, sobre todo en cuanto a problemas de diabetes e hipertensión se refiere.

Una investigadora señala

Hui Lui, una de las autoras del estudio, explica que de 1,228 parejas casadas a lo largo de cinco años, tan sólo 389 de ellas sufren por problemas de salud o alguna complicación relacionada con los malos hábitos de una persona.

«El estudio desafía la suposición tradicional que una mala calidad marital siempre va en detrimento de la salud; también fomenta a los académicos de familia a distinguir las diferentes fuentes de calidad marital. A veces regañar es querer». — Hui Lui, investigadora de la Universidad de Michigan

La explicación más conveniente:

La explicación de esta delgada línea entre regaños-salud está en que una de las dos personas —generalmente la esposa, que suele ser mucho más responsable— tiende a preocuparse más por su salud y la de su pareja.

Cuando alguien comienza a no comer, dormir o vivir adecuadamente, se enciende en el cerebro una especie de instinto que libera el impulso de regañar para tratar de que la pareja tome consecuencia de sus actos.

Esto no sucede en todos los casos, ten mucho cuidado
Aunque hay personas que son regañonas sólo porque sí, no podemos negar el hecho de que la mayoría de los regaños que damos o recibimos tienen que ver directamente con una preocupación genuina hacia el receptor; de modo que antes de enfadarte por recibir un regaño o algo por el estilo, piensa que quizá esa persona está viendo las cosas mucho más claras que tú.

Un consejo, aún si vienen en forma de regaño, nunca está de más.

Fuente: https://culturacolectiva.com