La ciencia lo confirma, una suegra conflictiva puede acabar con tu relación

Los psicólogos afirman que un gran porcentaje de las consultas que reciben de parejas son por problemas que con la familia política en la mayoría de los casos específicamente con la suegra.

También se teje mucho mito alrededor de este tema, pero lo cierto y lo concreto es que muchas veces las relaciones entre las suegras y sus nueras o yernos son fuente de conflictos. Según datos del último CIS, un 35% de los españoles asegura que la relación con los suegros es total o bastante satisfactoria. En algunos centros de terapia familiar estas relaciones ásperas suponen hasta el 43% de las consultas, expertos aseguran que los casos más extremos pueden terminar en divorcio.

Por más que pongamos de nuestra parte muchas veces es imposible si del otro lado no recibimos la misma colaboración. Existen suegras realmente conflictivas, capaces de acabar con tu relación. Es muy importante que aprendas a reconocer a este tipo de mujeres, y si ya has puesto de tu parte y sigues teniendo problemas con tu pareja o pasando mal por culpa de tu suegra debes saber cómo actuar para no tener un mal final.

Como identificar a una suegra conflictiva.

Algunas de madres defienden y protegen a sus hijos porque consideran que nadie los merece, o porque piensan que se producirá un alejamiento por culpa de su yerno o nuera.

Pero hasta que punto considerarlo “normal” ?, muchas veces tanto mujeres como hombres aguantan esa situación porque querer llevar una relación armónica con nuestra pareja y su familia.

Generalmente dan su opinión sin que nadie se la pida, y sobre todo cuando se trata de marcar algún error tuyo, desaprueban desde lo que cocinas hasta la manera en que educas a tus hijos, te hace comparaciones odiosas, y objeta todas las decisiones que tomes.

Llegan de visita sin avisar, incluso cambian de lugar tus muebles, quiere dirigir la manera en que mantienes las casa, como lavar y planchar, critican el físico y muchas veces hace comentarios sugerentes y desubicados como que puede haber un tercero en la pareja.