Se quería suicidar por estar gorda y se queda atorada en la ventana

A pesar de que sus padres trataron de animarla y varios amigos la invitaban a salir para que se despejará de esa tormenta en la que vivía Marifer no hizo caso.

Desgraciadamente en ocasiones la gente que está deprimida toma el camino fácil y deciden quitarse la vida.

La mayoría de los que toman esta decisión son jóvenes de los 13 a los 18 años aunque también la gente adulta lo llega a hacer. Así fue el caso de Marifer un adolescente de 23 años que sufrió una fuerte depresión porque su novio la dejó.

A pesar de que sus padres trataron de animarla y varios amigos la invitaban a salir para que se despejará de esa tormenta en la que vivía, Marifer no hizo caso.

Después de varios días deprimida Marifer tomó el camino fácil y pensó que lo mejor sería quitarse la vida.

Al tratar de arrojarse por una ventana del baño fracasó en el intento debido a que su obesidad no permitió que cayera y se quedó simplemente atorada.

Su mamá al escuchar los movimientos se metió a su cuarto y al no escuchar abrió la puerta del baño, y es ahí donde la encontró.

La mamá desesperada marcó al 911 para decirles que su hija estaba atorada en la ventana y que podía caer al vacío.

Al lugar arribaron bomberos y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública para auxiliar a esta joven.

Afortunadamente la joven fue rescatada ilesa y su mamá decidió internarla en una clínica para que la ayuden a controlar su depresión.